miércoles, 23 de agosto de 2017

¡Potencia tu liderazgo!


Toda empresa, sin importar el tiempo de vida, su tamaño o giro, se enfrentará en algún momento a un reto para subir al siguiente nivel. Puede ser un cliente nuevo, un proyecto o la planeación del siguiente período. Dar el paso no es fácil, requiere mucho esfuerzo, disciplina, trabajo y, sobre todo, un líder que sepa guiar al equipo. Lamentablemente ni todo jefe es líder,  ni todo líder es necesariamente jefe y muchos negocios se quedan en el camino.

De todos los medios necesarios en un proyecto, el equipo de trabajo es el más difícil de guiar, pero es el más importante. Para los líderes que no están acostumbrados a aceptar el desafío, los obstáculos y el fracaso como camino al éxito, esto es casi imposible.

Un líder debe desarrollarse de manera integral, por eso hoy en Potencia 3 te compartimos tres pilares indispensables para aplicar tu liderazgo. Sigue leyendo para aprender cómo por medio de la Imagen Pública, Neurociencias Aplicadas y Lenguaje Corporal lograrás verte como líder, comunicarte como líder y SER un líder para alcanzar el éxito junto con tu equipo. ¿Aceptas el reto?

Imagina que estás en esta situación: Te ha llegado un proyecto nuevo que requiere que tu equipo de trabajo esté alineado. Necesitas comunicarles el nuevo reto y lograr que todos participen en él, sólo juntos lograrán sacarlo adelante y llegar al éxito. Tu tarea es comunicarlo y hacer que todos se sientan incluidos, importantes y comprometidos.

La primera pregunta que debes hacerte es “¿qué quiero comunicar y transmitir a mi equipo de trabajo?” Lo más recomendable es primero reconocer que eres la figura de autoridad y liderazgo, debes considerar comunicar ambas al mismo tiempo. ¿Cómo lo consigo?

Una imagen de autoridad y liderazgo la obtienes mezclando estas
características en tu atuendo, entonces, ¿qué debes buscar? Te recomendamos utilizar un traje sastre en color azul marino liso, los patrones no son recomendados ya que comunican accesibilidad y eso ya lo estás logrando con el color azul. Una vez elegido el traje vamos con la camisa, que definitivamente deberá ser en color blanco para comunicar fuerza y empatía. Al mismo tiempo, si quieres agregar más poder a tu atuendo puedes elegir una camisa blanca con mancuernillas, de preferencia de oro blanco o dorado.

Ya tienes lo básico, ahora a escoger complementos. Para estos lo mejor es utilizar zapatos y cinturón en color café. En las mujeres, tu bolso/portafolio también puede ser de este color; recuerda que entre más obscuro sea el tono comunicará mayor fuerza.

¿Cómo puedes resaltar tu outfit y aportar mayor liderazgo? Los hombres pueden hacerlo a través de un pañuelo o corbata roja, puedes escoger un patrón o detalle si deseas lucir más cercano a tu equipo de trabajo o bien, que sea liso para mostrar mayor determinación. Las mujeres pueden utilizar una mascada o una fajilla de seda con estos patrones y color alrededor de la cintura para enviar el mismo mensaje.

¿Qué accesorios debes utilizar? Para los hombres recomendamos sólo utilizar tu reloj (comunica inconscientemente que te interesa que se cumplan las tareas en tiempo y forma) y tu anillo de casado si es que es el caso.
Para las mujeres también es indispensable el reloj y puedes complementarlo con tus aretes (entre más discretos mejor) y algún collar o pulsera según sea tu preferencia.

No olvides que la imagen es un punto de inflexión para nuestro equipo de trabajo, es lo que puede sustentarnos e identificarnos como líder o contradecir absolutamente todo lo que decimos. La coherencia entre lo que hacemos, decimos, somos y parecemos es esencial para tener una imagen de liderazgo exitosa.

Recuerda, luce como líder, adapta tu imagen a quien te estás comunicando y lo que les quieres transmitir.

¿Ya lo tienes definido? Bien ¡felicidades! Diste el primer paso, llegó el momento de comunicarte con tu equipo. ¿Qué debes hacer? Motivarlos. Todo buen líder debe ser un gran motivador. Y para motivar son indispensables las emociones.

El Neuroliderazgo tiene mucho que ver con la Inteligencia Emocional: identificar, reconocer y gestionar las emociones; pero no solo las propias, sino las de los demás. Un líder emocionalmente inteligente sabe reaccionar ante las diferentes situaciones, es asertivo en su comunicación y entiende que éstas mueven al mundo. Sabe cómo motivar a su equipo de trabajo a través de ellas. Primero que nada relájate. Si estás estresado o nervioso lo vas a comunicar; los niveles de cortisol en el cerebro bajan y perderás el control, así que respira profundamente para tranquilizarte.

Es importante que hagas que tu equipo imagine el éxito. El cerebro se rige por imágenes. Para hacer algo primero debe tener la “fotografía”. Así que, literalmente, utiliza imágenes en tu presentación, pero también haz que se visualicen en donde tú quieres para que el mensaje llegue más claro a todos. Cuenta una historia donde los involucres en el camino que recorrerán hasta lograr la meta. Usa palabras como “imagina, visualiza, ve...”.

Establece objetivos y metas, escríbelas y asegúrate que tu equipo también
lo haga. Deben ser claras, medibles y alcanzables; fija una fecha límite para cada una. El cerebro no puede poner su atención en más de una cosa a la vez, le facilitas mucho el trabajo si tiene todas las metas por escrito, así tu equipo podrá concentrarse de lleno en cada una de ellas y las recordará más fácil. Parece obvio, pero cuando no tenemos las cosas en papel las olvidamos, en cambio, cuando las tenemos escritas, el cerebro las recuerda hasta que las terminamos, esto se llama Efecto Zeigarnik, que consiste en que recordamos más las tareas incompletas que las terminadas ¡aprovéchalo!

Comunícate como líder para llegar a la parte más inconsciente del cerebro de tu equipo, motivarlos y llegar juntos al éxito.

Pon atención siempre a tu Lenguaje No Verbal. Todo lo que hacemos, todo, comunica.
Imagina esto… Vas a transmitir un mensaje de energía para impulsar a tu equipo y estás sentado, con los ojos entre abiertos, bostezando y rascándote una pierna ¿Quién te va a creer? NADIE, porque estas mandando estímulos completamente diferentes al impacto que quiere crear.

Ya pasamos por la fase de lucir como líder para ser coherente con lo que transmites, comprendiste qué pasa por tu mente y la de los demás para desarrollar la comunicación más eficiente que necesitas, ahora vamos a trabajar con tu Lenguaje No Verbal.

Primero, quita todas las barreras visuales que puedan estar en tu camino como bolsos, computadoras o cualquier objeto que estorbe la visibilidad de tu equipo, esto provoca que las personas te sientan lejan@ y afectara su confianza para desenvolverse contigo.

Llama su atención; permanece de pie los primeros 10 minutos y camina por todo el espacio dirigiéndote visualmente a cada uno de los integrantes, así vas a ser la figura de Líder y comprenderán que tú los guiarás durante la sesión.

Ya que estés sentado y comiences a escuchar la opinión de tu equipo inclínate ligeramente a la persona que esté hablando, permanece con los brazos abiertos, haz contacto visual y toma nota de palabras clave. Con esto vas a generar un vínculo de confianza y sentirán que sus comentarios y opiniones son importantes para ti y las estás tomando en cuenta (no abuses del contacto visual, puede mal interpretarse y sentirse como intimidación).

Cierra la reunión reforzando tus palabras con ademanes y modulando tu voz: Por ejemplo, el mensaje clave de la junta es “debemos trabajar en equipo, tenemos el tiempo encima”. Para enfatizar la primera parte (debemos trabajar en equipo) reduce la velocidad de tus palabras al decir “equipo” y une los dedos de ambas manos frente a tu pecho; con esto ellos interpretan que están unidos, que trabajarán por un bien común y es lo más importante. Para la segunda parte del mensaje (tenemos el tiempo encima) voltea las manos de manera que tus palmas queden hacia arriba y muévelas hacia atrás y hacia adelante, así reforzarás lo importante que es “moverse y actuar” para conseguir los resultados necesarios.

Lo más interesante de todo esto es que lo puedes (y debes) aplicar tanto en el aspecto laboral, como en tu vida diaria. En todo grupo hay, por ley, un líder. Tú llevas ventaja conociendo estas técnicas, practica, aplícalo, “Luce como líder, comunícate como líder, SÉ un líder.”

Hay líderes que nacen y otros se hacen. Ven a nuestro BOOST de liderazgo, aprende cómo explotar tu imagen en todo momento, descubre lo que pasa el en cerebro para persuadir eficientemente con tu comunicación, conviértete en un experto del lenguaje corporal para transmitir el mejor mensaje.

Contesta estas sencillas preguntas y “Luce como líder, comunícate como líder, SÉ un líder.”




No hay comentarios.:

Publicar un comentario