martes, 15 de noviembre de 2016

Cuestión de Actitud

¿Te ha pasado que no amaneces del mejor humor y el simple hecho de arreglarte te pone de buenas? ¿O que tu estado de ánimo cambia positivamente por ponerte la blusa que más te gusta? Esto es porque la imagen personal está estrechamente ligada con nuestra autopercepción. La neurociencia ha demostrado que lo que elegimos al vestir influye de manera inconsciente en nuestra forma de pensar y sentir.

La imagen personal es una de las principales herramientas para comunicar e influir en la percepción de los demás hacia nosotros. A través de ella comunicamos, no sólo cómo somos, sino nuestro estado de ánimo, nivel de seguridadautoestima y confianza. La apariencia es un elemento esencial de nuestra identidad.
Cuando alguien nos ve por primera vez recibe la mayoría de la información por nuestra imagen, así que primero nos ven para después escucharnos y comprendernos.


¿Te suena conocida la frase “¡No tengo nada que ponerme!”?. Probablemente sea porque no te sientes cómoda con lo que tienes. A diferencia de los hombres la mujer tiene una relación estrecha con su ropa, por eso cuando te pones algo que te gusta y te hace sentir bien y te lo dicen puedes contar toda una historia alrededor de ella: desde cuánto te costó o quién te lo dio, si es cómoda o  no, las diferentes maneras y outfits con que la combinas, dónde y a qué hora lo compraste, los diferentes colores en que la viste y cómo se te veía cada uno, el descuento que tenía, con cuántas prendas lo comparaste, si ibas acompañada y una detallada recomendación de cómo usarla. El hombre se limita a un “gracias”.
Pero cuando es todo lo contrario, cuando vas a la escuela de tus hijos, al trabajo o tienes una fiesta y no encuentras eso que te hace sentir bien, no importa que el clóset esté lleno de ropa y zapatos, es cuando viene la frase “¡No tengo nada que ponerme!”. Pues te voy a decir algo, tienes razón, pero no es que no tengas, las mujeres sólo aprovechan el 20% de su guardarropa y es, en gran medida, porque no se sienten agusto con él y esto se refleja en su estado de ánimo y actitud. A través de nuestra imagen estamos expresando cómo nos sentimos con nosotros mismos.

¿Sabes lo que proyectas a los demás?
La neurociencia ha comprobado el efecto que nuestra imagen causa en los demás y que en muchas ocasiones es distorsionada por nosotros mismos. Prueba de ello es la publicación que hace poco compartimos en nuestra página de Facebook en la que la agencia Ogilvy realiza la campaña Bocetos de belleza real para Dove para demostrar cómo la mayoría de las personas tienen una autopercepción muy severa y diferente a como los demás nos perciben. (Da click para verla).



Esta campaña nos demuestra que tener una imagen personal positiva no significa tener un cuerpo perfecto o escultural como nos muestran las revistas y televisión. Se trata de sentirnos bien con nuestro cuerpo, capacidades y como nos vemos.

Por eso es importante que conozcas tu estilo, éste comunica cómo quieres que los demás te vean y va de acuerdo a tu personalidad.

Poténciate con nuestro Taller de Estilo dedicado exclusivamente a mujeres. Para recibir información escríbenos a contacto@potencia3.com.mx o visita nuestro evento en Facebook.

Síguenos en nuestras redes sociales y conoce más sobre Imagen, Neuromarketing e Interpretación Humana.


Hasta la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario